Tu inmensa estupidez

Tu inmensa estupidez

Era una infección en el colmillo, así de simple.

 Lo que empezó siendo una pequeña sensación de hormigueo, un ligero dolor en un punto muy concreto, con el transcurrir de las horas se convirtió en un suplicio. Y yo fuera de casa, sin ningún fármaco con que aliviar mis penas, cualquier cosita que, por poco que fuese, atenuara el incipiente calvario.

Ahora entendí todo. Había leído o escuchado que Herodes murió de una infección  de muelas; él, el asesino de niños…pocos me parece que mató, bajo mi criterio. En un día como hoy, yo habría barrido todo Oriente Medio de infantes llorones y molestos. Imagino que los grandes genocidas de la Historia empezaron así, una mente enferma de base y la caries que precipitó todo.

Y ahora, con ganas de apuntarme a la lista. Sentados en el metro y frente a mí, tengo a cuatro especímenes de la generación más preparada de nuestro país. Posiblemente no hayan leído ni un libro entre todos, pero no lo necesitan; para eso están las redes, los vídeos en youtube y toda la información circulante en lo “medios”, aceptada como dogma de fe, sin poder ser cuestionada. Debaten entre ellos, analizando con buen criterio, en qué consiste ser “facha”: desde el punto de vista cronológico, cualquier forma de gobierno o gobernante anterior al actual; así, de forma maravillosa y aun antes de inventarse el concepto, ya eran fachas Cesar Augusto, Carlos V, Washington o cualquier Papa. ¿En lo ideológico?, está claro; nada tan moderno, revolucionario y de éxito contrastado como los modelos de la antigua URSS, Corea del Norte o el “periodo especial” de la maravillosa Cuba. Lugares y tiempos en los que estos cuatro pollos mantendrían su discurso, como mucho, un cuarto de hora. ¿Y el género?; resulta que ha surgido una nueva clasificación, el hombre, la mujer y el que no sabe si va o viene, un híbrido artificial, al que hay que tener en cuenta y, supongo, dotar presupuestariamente… ¡a nosotros con esas!, a la generación que hemos visto pasar la vida desde la prehistoria posfranquista a la nueva era de las gilipolleces, sufrido a Almodóvar y el pantalón “pata de elefante”.

Y digo bien; este es uno de los periodos de la Historia de España más tranquilos, entendido esto como ausencia de conflictos bélicos, y posiblemente el más próspero. Imperfecto y mejorable, por supuesto, pero incomparable a tiempos pretéritos ahora idealizados, desde la ignorancia, claro. Ponen como referente a una II República, muerta antes de nacer, de triste recorrido y peor final; un modelo de Estado que podría ser atractivo pero que aquí, y por el momento, no va a ser. Un sistema que sabría a poco, comparado con lo que hay actualmente y que, en tiempos de incertidumbre, nos haría más débiles si cabe… ¿ves?, acabo de tener un pensamiento franquista… defender una monarquía parlamentaria como la inglesa u holandesa es puro fascismo.

Es la asfixia de vivir en esta España totalitaria donde los gais se casan, adoptan y pueden ser ministros; un país de penumbras al que vienen millones de turistas, posiblemente equivocados, a contemplar nuestra opresión, la falta de libertad y un modo de vida de los más tristes del planeta. Un ejemplo de gestión sanitaria, de trasplantes, de solidaridad, de científicos eminentes trabajando, eso sí, para otras patrias. Un territorio de ciudadanos ahogados por la falta de autogobierno; con diecisiete parlamentos regionales con mayor autonomía que muchos estados considerados federales. Un Estado que permite e incluso potencia a quienes lo cuestionan y quieren demolerlo… ¿un Estado totalitario?, no, un Estado repleto de bobos. Imbéciles que quieren la mierda de otros porque brilla, mientras cubrimos de barro nuestras virtudes. Conjunto de gañanes que añoran otros tiempos que ni se molestan en conocer pero que idolatran. Votantes estúpidos que elevan a los peores de la sociedad y tragan.

En un país energéticamente dependiente, débil en defensa y en peso exterior, salen las masas a la calle, en defensa del derecho, vital, de modificar artificialmente un idioma de quinientos años que no incluye la diversidad de género impuesta hace diez minutos. Miles de personas poniendo en evidencia el machismo español, el hetero patriarcado católico castrante, mientras abrimos los brazos a individuos tan “gay friendly” y defensores de la mujer como pueden ser los seguidores de otras religiones que lapidan, cuelgan o reprimen a aquellos; colectivos, por supuesto, infinitamente más tolerantes. Un estado con tremendos retos frente a futuros problemas de sequía y desertización, con altísimos niveles de desempleo y desigualdad y que tienen como principal prioridad volver a ajustar cuentas, abrir heridas casi a punto de cicatrizar. En un sistema global repleto de conflictos de baja intensidad que pueden degenerar en uno mayor, con un planeta que se calienta y amenaza la vida en apenas cien años, lo primordial es  jugar a dónde coloco los restos del último dictador, uno más, que nadie añora ni desea. La potencia del siglo XXI, China, se debe estar “descojonando”.

Y ahí están, los cuatro que tengo delante hablando de la próxima manifa antifascista, de la necesidad de acabar con el sistema, como si hiciese falta… va a caer solo, sin duda, y nos va a pillar a todos debajo.

Eso sí, combativos, arreglando el mundo y luchando desde un teléfono de última generación de ochocientos euros, hecho con el mejor coltán que unos niños africanos extraen por un dólar al día para beneficio, y toca una vez más, de los chinos. Guerra total a la opresión capitalista, pero a través de las plataformas de comunicación norteamericana.

Se decía que hubo un tiempo en que una ardilla podía ir de un extremo al otro de la península sin pisar el suelo. En breve, o mejor aún, de hecho se puede hacer: pero sustituyendo cada árbol por un lerdo.

¡Dios, qué discurso totalitario!; nada tan franquista y reaccionario como tener una caries.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s